Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 25 junio 2010

oh

Anuncios

Read Full Post »

Ocre

No desgastes tus zapatos buscando alguna mirada sombría que provoque una sonrisa; no mires atrás cuando sueñes con cualquiera de esas cosas que tú sueñas.

No dejes atrás tus huellas, ni tus alegrías. Camina despacio por ese sabor del tiempo que pasa y te envejece. Tarde será cuando, como madera frágil al viento no recordemos aquellas manos y pies, uñas y ojos a las que llamamos nuestros; temprana será la muerte en ese día que olvidemos.

Y olvida lo que te dije aquel día con sol y con lluvia.

Deja que te invada el miedo a la muerte antes de que duermas, miedo al miedo y el miedo al olvido.

Envenéname.

Read Full Post »

Apocalipsis.

Porque uno no sabe cuando acabará el mundo, pero pienso estar ahí cuando suceda, soñando.

Detener el tiempo en el instante en que todo está dejando de ser, para crear un final eterno, estático, estéril.

Encontrarte en ese caos lucido.

Contemplarte sin tener palabras. Robándote ese instante tan íntimo de tu destrucción.

Girar, caminar lejos de ti frunciendo el ceño; a fin de cuentas estaré solo pensando, Jamás volveré a comer helado de limón.

Read Full Post »

Pastel.

Y he de bailar sobre sus tumbas con singular melancolía y regocijo.

Porque hay mentiras bajo tierra, quemando el cielo. Porque hay espacios en blanco tan violentos, tan errantes. Vacío. Jugando a que no pasa nada en este mundo de nadie; a fin de cuentas somos tiempo muerto. Un errático tic, tac. Sin sentido, importancia o algo que valga la pena, porque así como hoy me muero yo, mañana te mueres tú, y nadie que se preocupe al minuto siguiente; así de irrelevantes resultamos, nosotros, magnánimos seres únicos.

No pasa el tiempo, todo es un eterno ahora, sin preocupaciones.

Que tus labios sangren,  como sangran los de tu madre y los de su madre, hasta hoy en día. Que sangren palabras, cocodrilos, y puros. Lo que sea que tengan adentro, disfrazado de brisa inofensiva. Hipocresía. Que sangres todas las horas y años que puedas decir esta boca es mía.

Hace falta humanidad en el hombre, y sobra egoísmo en mí, como en todos los demás. Pero uno no puede empezar, porque no hay final, no hay meta; no hay un hasta aquí, ya no más.

Y yo no tengo nada.

Nada que todos en el  mundo poseen. Ya sin hablar de cosas grandiosas, el mundo se acaba y jamás estarás viva otra vez.

Read Full Post »